InicioInternacionalesFrustrado atentado a Cristina Fernández de Kirchner ahonda grieta en Argentina

Frustrado atentado a Cristina Fernández de Kirchner ahonda grieta en Argentina

AP
Argentina

El frustrado atentado contra la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, que ha movilizado de forma masiva a sus simpatizantes, abrió el interrogante de cuánto más se profundizará la grieta entre los que aman y odian a la principal figura política argentina de las últimas dos décadas.

La histórica Plaza de Mayo fue epicentro de una multitudinaria movilización de partidarios del oficialista Frente de Todos para apoyar a la también expresidenta (2007-2015), quien la víspera se salvó por muy poco de morir acribillada en manos de un hombre que la apuntó con un arma en las inmediaciones de su vivienda en Buenos Aires.

Desde hace más de dos décadas Fernández de Kirchner es una figura central de la política argentina, donde ha ejercido como legisladora, presidenta durante dos mandatos consecutivos y ahora vicepresidenta. Las aguas se dividen entre los que la admiran por considerar que sus gobiernos conquistaron derechos civiles y garantizaron políticas sociales en favor de los sectores empobrecidos y los que la califican de demagoga y corrupta.

“Frente al intento de asesinato de la principal dirigente política del país, nadie que defienda la República puede permanecer en silencio o anteponer sus diferencias ideológicas al repudio unánime que esta acción depara”, dijeron los organizadores del acto en un documento leído por la actriz Alejandra Darín, escoltada por ministros, dirigentes sociales, sindicales, políticos y empresarios.

Los adherentes al texto atribuyeron el ataque a “un discurso de odio, de negación del otro, de estigmatización, de criminalización de cualquier dirigente popular o afín al peronismo, y aún de cualquier simpatizante”.

Analistas consultados dijeron que la agresión contra la vicepresidenta supone un punto de inflexión en la realidad política que abre escenarios inquietantes.

Sergio Berenzstein dijo a The Associated Press que la agresión puede dar pie a un escenario optimista de “ratificación de los valores democráticos” en una Argentina atravesada en distintos momentos de su historia por la violencia política, o uno pesimista que suponga “un retroceso y una mayor fragmentación con algunos hechos violentos en el contexto de una grieta donde una parte de la sociedad ve a la otra no como adversaria política, sino como enemiga”.

“Soy prudente; estamos en las primeras horas, las reacciones de los principales dirigentes (políticos) pueden ser cruciales para conducir a una dirección u otra”, indicó el analista político.

El intento de magnicidio se produjo la noche del jueves cuando la vicepresidenta llegaba a su vivienda y en momentos en que enfrenta el primer juicio oral desde que dejó la presidencia en 2015 por supuestamente haber direccionado decenas de obras viales durante su gobierno a un empresario allegado. Ella niega las acusaciones y considera que es víctima de la persecución de sectores de la justicia que responderían a la principal fuerza opositora.

Cientos de simpatizantes de la dirigente peronista se juntan todos los días frente a su vivienda en Buenos Aires para darle su apoyo luego de que en agosto los fiscales del juicio solicitaron una condena de prisión de 12 años para la acusada.

Mariel Fornoni, de la consultora Management & Fit, dijo que “así como la opinión pública tiene ya un dictamen sobre si robó o no antes de que la justicia se pronuncie, también lo tiene sobre lo que pasó ayer (jueves)”.

“Ahora se abre la grieta de la grieta, porque tenemos a los que no están de acuerdo con Cristina y consideran que (el intento de atentado) fue un escenario armado y los que creen que fue real”, sostuvo Fornoni.

Andrés Casaola, un manifestante dijo a la AP en Plaza de Mayo que “ayer (jueves) no salió una bala por una cuestión técnica evidentemente porque estaba todo probado que la bala tenía la intensión de salir, esa bala es el resumen de un discurso de odio”.

En el mismo lugar, la peronista Mabel Lescano, quien llevaba sobre sus hombros una bandera argentina con el rostro de Eva Perón, pidió “lograr respeto entre los argentinos y que no se fomente más el odio porque la gente va acumulando odio y después deriva, puede ser en esta persona bajo qué influencia actuó o si lo hizo solo o cualquier otra persona a la que se le infunde odio y más odio todos estos años”.

Los seguidores de las vicepresidenta marchaban al grito de “paso, paso, paso, se viene el Cristinazo” y “si la tocan a Cristina, que quilombo (lío) se va a armar”.

Si bien en líneas generales los opositores repudiaron el intento de homicidio contra la vicepresidenta, unas pocas voces advirtieron sobre el uso político del ataque.

“Todo armado, que pantomima. Ya no saben qué hacer para victimizarla”, expresó en Twitter la diputada provincial de Santa Fe, Amalia Granata. “Demasiados obvios. Se les acaba la joda del choreo (robo) y la corrupción. Vamos argentina que podemos salir adelante sin estos delincuentes”.

La analista Fornoni consideró que es probable que la imagen de la vicepresidenta -golpeada en las encuestas en parte por las acusaciones de corrupción- “crezca en el corto plazo, aunque al mismo tiempo la situación genera un escenario de mucha incertidumbre que complica la economía”, ya en crisis.

Mariano Machado, analista principal para América Latina de la consultora de riesgo Verisk Maplecroft, dijo que el fallido intento de magnicidio “abre la caja de Pandora”.

“Existe el riesgo de que se produzca una escalada de protestas en un país que ya experimenta un riesgo extremo de perturbación de los negocios como consecuencia de las movilizaciones sociales”, opinó el experto. “La forma en que los principales actores influyentes de cada lado del pasillo se posicionen durante las próximas 48 horas determinará la trayectoria de estos riesgos en el futuro”.

Para Patricio Giusto, director de la consultora Diagnóstico Político, “la grieta está que arde” y más allá de cómo actúe la dirigencia política “la sociedad está muy agitada”.

Artículo anteriorSobrevivientes de violación alzan su voz en la ONU
Artículo siguienteMiles respaldan a la vice en calles de ArgentinaAP Buenos Aires, Argentina Decenas de miles de seguidores de la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se volcaron el viernes a las calles para expresarle su apoyo luego de que fue víctima de un intento de atentado por el que un ciudadano brasileño permanece detenido. La Plaza de Mayo se llenó de manifestantes del oficialista Frente de Todos que, portando banderas argentinas, mostraron su respaldo a la también expresidenta (2007-2015), quien la víspera se salvó de morir acribillada en las inmediaciones de su vivienda en Buenos Aires. También se concentraron sindicalistas y dirigentes de organizaciones sociales, así como familias con niños. Las autoridades argentinas investigan si el brasileño Fernando André Sabag Montiel actuó por cuenta propia o siguiendo órdenes cuando intentó atentar la víspera con una pistola Bersa contra la vicepresidenta, una de las principales figuras políticas del país. Del detenido se sabe hasta ahora que es vendedor ambulante y reside en el país desde hace décadas, dijo a The Associated Press un funcionario del Ministerio de Seguridad que pidió no ser identificado por no estar autorizado a brindar información sobre el ataque. “No hay ninguna hipótesis confirmada” sobre si actuó solo o fue enviado por alguien, por lo que “todo es materia de investigación”, sostuvo el funcionario. El hecho, ocurrido la noche del jueves en las inmediaciones del edificio donde reside la exmandataria en Buenos Aires, ha generado una gran conmoción. Desde hace más de dos décadas Fernández de Kirchner es una figura central de la política argentina, donde ha ejercido como legisladora, presidenta durante dos mandatos consecutivos y ahora vicepresidenta. Las aguas se dividen entre los que la admiran por considerar que sus gobiernos conquistaron derechos civiles y garantizaron políticas sociales a favor de los sectores empobrecidos y los que la califican de demagoga y corrupta. El brasileño, de 35 años, fue detenido el jueves por la noche después de apuntar con un arma de fuego a la vicepresidenta cerca de su vivienda en lo que el mandatario Alberto Fernández calificó como un atentado que se frustró porque la pistola no se disparó. El detenido reside en Argentina desde 1998 y la policía le encontró un cuchillo de cocina durante una revisión de su auto en las calles de la capital en 2021. Pero no tiene antecedentes penales. Imágenes del brasileño obtenidas de sus redes sociales -ahora inactivas- y difundidas por los medios de prensa locales lo muestran posando con sus manos y brazos llenos de tatuajes que, según usuarios de redes sociales, están asociados con la simbología nazi. El arma que empuñó es una Bersa 380 “apta para el disparo y de funcionamiento normal… se encontraron en el allanamiento de su domicilio dos cajas con balas del mismo calibre”, dijo un funcionario judicial que investiga el hecho -caratulado como intento de homicidio- y quien pidió no ser identificado por la misma razón que el anterior. El brasileño no tenía autorización para portar la Bersa, que era ilegal, indicó a AP Gabriel González Da Silva, de la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Ilícitos relacionados con Armas de Fuego, Explosivos y demás Materiales Controlados. El detenido está siendo sometido a pericias médicas antes de ser indagado. La jueza María Eugenia Capuchetti se encargó de tomar declaración como testigo a la vicepresidenta en su vivienda. El senador Oscar Parrilli, uno de los hombres más cercanos a Fernández de Kirchner, señaló a periodistas que “Cristina está impactada y conmocionada” pero “tiene su espíritu y temple intactos, y en este sentido está bien”. Frase “Deseo expresarle mi solidaridad y cercanía en este delicado momento”. papa francisco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read